CAMPEONES EN UN AÑO DIFÍCIL

Abrazo de golPequeña alegría para los hinchas.

Después de las tormentas sufridas, River cerró el año con el bicampeonato de la Copa Argentina. Fue triunfo 2-1 sobre Atlético Tucumán, con goles de Ignacio Scocco e Ignacio Fernández.

El sopapo de este año fue duro de asimilar pero el Millonario volvió a aparecer en el momento justo para regalarle una caricia al hincha, no para sanar la herida pero sí para apurar la cicatrización. Alegría enorme y no es para menos. En un semestre repleto de injusticia y polémica, este equipo logró desahogarse con un título. Las cinco derrotas en los últimos seis partidos fue una malaria que encontró consuelo en este final, en esta pequeña alegría cuyana. Desde el comienzo que River salió decidido en ataque y halló el 1-0 antes de los diez minutos, de la mano de Ignacio Scocco y una avivada genial al borde del offside. La ventaja le duró poco porque una desconcentración terrorífica de la defensa derivó en corrida de David Barbona y empate de Luís Rodríguez, sin respuesta alguna del otro lado.

En el segundo tiempo, Marcelo Saracchi compensó su error y habilitó a Ignacio Fernández que, tras un control espectacular, ajustició a Leonardo Sánchez con un zurdazo alto. El Decano se fue pinchando y el reloj moviendo sus agujas hasta sentenciar el cierre, incluso con chances de algún otro festejo. Los hombres de Napoleón mostraron lo mismo que les faltó en el último tramo: actitud y personalidad. Celebra Núñez y espera Boca en la Supercopa Argentina, allá en febrero del año entrante. Salud, amigos.