LOS GOLES DE UNA TARDE INOLVIDABLE

goles

Tres gritos y un delirio sin fin.

Gonzalo Martinez, Lucas Alario y Sebastián Driussi fueron los artífices de una victoria inolvidable en La Bombonera, dentro de un River que cumplió una actuación colectiva casi perfecta.

El Superclásico arrancó con todo: una fuerte entrada de Gago a Casco provocó que el ex lateral de Newell’s deba dejar su lugar a Mayada por una lesión, luego confirmada como esguince grado dos de la rodilla derecha. Pero esa lesión fue una muestra del estilo de juego que impuso el Millonario en La Boca. Con buenas conexiones entre los mediocampistas y delanteros, River fue el que empezó a insinuar más peligro en el área rival y esas aproximaciones se vieron muy bien recompensadas.

Cuando se cumplían 14 minutos de juego, y luego de un centro preciso de Sebastián Driussi, Gonzalo Martínez apareció libre de marca por el sector izquierdo del área local para definir con una volea infernal que se transformó en el 1-0 parcial.

Casi diez minutos después, luego otra gran asistencia, en este caso del Pity que venía cumpliendo una tarea fenomenal, Alario definió al segundo palo para clavar la pelota junto al poste izquierdo de Agustín Rossi, arquero de Boca.

Lamentablemente, un error de cálculo de Batalla permitió que Gago pudiera descontar y que el equipo de la Ribera se meta de nuevo en el partido de cara al segundo tiempo. El complemento fue de infarto, con un River parado para intentar la contra aguantando todos los embates de un Xeneize que buscaba el empate de manera desesperada.

Una igualdad que tras una infernal doble atajada de Batalla empezó a extinguirse y cuyas esperanzas se esfumaron cuando Driussi aprovechó una gran habilitación de Nacho Fernández, luego de un grosero error de Gago, para marcar el 3-1 definitivo con una definición al primer palo.

Fue final. Victoria 3-1 en La Bombonera y un festejo que quedará para el recuerdo. River sigue acortando la ventaja con el rival de toda la vida, intentando mantener la ilusión de ser campeón del torneo hasta las últimas posibilidades.