DEL INFIERNO AL CIELO

batalla cielo

Una muestra de carácter bajo los tres palos.

Luego de una mala reacción en el gol de Boca, Augusto Batalla se recompuso con dos enormes atajadas que hubieran significado el empate cuando terminaba el partido.

El arquero de River volvió a ser partícipe clave en el Superclásico, como en diciembre del año pasado cuando luego de una mala actuación con groseros errores, el equipo de la Ribera se llevo una victoria que lo metía de lleno en la pelea por el título.

El pibe de Hurlingham venía cumpliendo un buen primer tiempo pero volvió a tener un error fatal que metió al rival en el partido, cuando no había hecho mucho en la faz ofensiva. Un mal posicionamiento en el tiro libre que ejecutó Fernando Gago cuando finalizaba el primer tiempo le permitió al Xeneize descontar y ponerle más picante del que tenía al complemento.

Casualmente, otra vez tuvo que actuar en los momentos culminantes del Superclásico: Boca caía 2-1 y buscaba el gol desesperadamente. Promediaba el minuto 43 cuando la pelota quedó en los pies de Walter Bou, quien metió un derechazo furibundo que el arquero millonario apenas podía ver y que despejó levantándose para tener otra atajada monumental cuando el rebote cayó en los pies de Peruzzi que fusiló al guardameta de River, quien en una tapada a puro reflejo pudo desviar el balón al lateral.

Dos paradas fundamentales para mantener a River en ventaja y que terminaron siendo vitales, ya que parecieron un golpe de nocaut para Boca que bajó los brazos y Sebastián Driussi terminó sellando la victoria con una gran definición para poner el 3-1 definitivo.

Ya consumada la victoria, Marcelo Gallardo bancó nuevamente a Batalla y destacó la actuación del arquero juvenil, clave para un nuevo triunfo de River ante el rival de toda la vida: “Augusto tuvo un error de juventud, pero luego nos dio el triunfo con dos tapadas increíbles”.