Un debut aceptable

Un debut aceptable
river millonarios
Lo definió rápidamente y pasó a Semifinales.

Sin lucirse, River se presentó con una victoria en la Florida Cup al despachar 1-0 a Millonarios. El gol, obra de Lucas Alario.

Apenas fue una exhibición la goleada el 6-0 a Chivas Academy pero el Muñeco, al menos, pudo ensayar el novedoso 3-4-1-2 que pretende instaurar poco a poco. El mismo que presentó esta tarde en el Bright House Networks Stadium de Orlando, donde hubo minuto de silencio por la tragedia de Chapecoense.

En tres minutos, Sebastián Driussi asistió a Lucas Alario y nació la apertura con una tranquila definición. Los colombianos respondieron con el panorama de Elicer Quiñones, un tractor que rompía por izquierda y enviaba centros venenosos. Del otro lado, Arturo Mina la tuvo complicada con Ayron Del Valle, lúcido en el mano a mano, pero el atento Lucas Martínez Quarta ahogó los intentos.

La marca aplicada a Gonzalo Martínez le quitó juego a River, la tenencia era de Millonarios en los pies de Jhon Duque y el partido se orientó a la inminente respuesta del equipo de Marcelo Gallardo. Jorge Moreira y Luís Olivera escalaron varios metros y equilibraron la historia, ahora más pareja gracias a la triangulación ejecutada.

De mayor a menor, las emociones del verde césped se trasladaron a la tribuna: cantitos, bombos, banderas y un calor sofocante. Sobre el final El Más Grande se asentó en ataque, acertó en los pases y creó preocupación, salvo en la ejecución, la gran asignatura pendiente de la primera mitad. Antes del pitazo, Cristian Arango acumuló rivales en el área y se cayó, pero Dairon Asprilla remató fuertemente para hallar la fenomenal respuesta de Augusto Batalla.

Había que jugar rápido, no había tiempo para pensar demasiado y lo sabían. Presionaban, raspaban y corrían al unísono. Sebastián Driussi se destacaba armando juego, rompiendo líneas y llegando a posición clave. También recibió infracciones que fueron un respiro y al mismo tiempo una nueva oportunidad de peligrar.

Comenzaron los cambios en el atardecer norteamericano: Enrique Bologna, Nicolás Domingo, Iván Rossi, Camilo Mayada, Rodrigo Mora, Denis Rodríguez, Tomás Andrade e Iván Alonso a la cancha. Aire renovado y la misma intención de aumentar el marcador para no lamentar después. Valga la aclaración, Iván Rossi ingresó como Stiller por izquierda, una posición en la cual el entrenador lo tiene como alternativa.

Los dirigidos por Miguel Ángel Russo redoblaron la apuesta, inclinaron la cancha a su favor con inmediatez y cuidaron la pelota. Rodrigo Mora se encargó junto a Tomás Andrade de encabezar las contras, que muy mal organizadas estuvieron como para esperar un final feliz. Parecía que ambos estuvieron de acuerdo en soltar el acelerador, las ilusiones no aparecieron y mucho menos el juego. Fue meta y siga, sin ninguna dosis de sangre fría.

Explosión y determinación. Eso le aportó Camilo Mayada al carril derecho, por allí llegaron renovadas esperanzas de liquidar el pleito. Denis Rodríguez e Iván Alonso se mostraron siempre ante los ojos del uruguayo, que no dudó en buscarlos. La mala puntería, vaya si fue repetitiva, evitó el festejo. No hay que pasar por alto el mérito de Nicolas Vikonis.

No hubo tiempo para más, dos amistosos jugados y ganados. La próxima parada será ante Sao Paulo, el jueves a las 21, en Saint Petersburg. La mirada del Muñeco está depositada en la pretemporada pero, poco a poco y con humildad, se alinea un nuevo sueño que tiene como plato fuerte la Copa Libertadores.